"Prólogo: 'No deseo que las mujeres tengan más poder sobre los hombres sino sobre sí mismas' MW"

Erika Castillo


Queridas Lunáticas quiero hacerles una pregunta: ¿Qué es lo que les motiva en la vida? ¿Cuál es la fuente de inspiración que las levanta cuando sienten que les han abandonado las fuerzas?

Disculpen el atrevimiento de empezar con algo tan profundo sin antes presentarme. Pero, a manera de disculpa, éstas dos preguntas me ayudaran a platicarles un poco acerca de mí y de lo que crearemos juntos, si ustedes deciden acompañarme en esta nueva andanza.

Soy quien espera con ansias las tardes de lluvia sólo para disfrutar del petricor junto a una taza de té, me encanta el otoño y las noches de luna donde puedo observarla y disfrutar de una brisa fresca. Por lo que bien pueden adivinar el verano es para mí como habitar en el desierto del purgatorio; haciendo una corrección aquí, sí vivo en una zona desértica y como decimos a veces “está planchando el diablo”.

Bueno, para no desvariar mucho regreso al tema, me encanta la lectura y desde que recuerdo un libro ha existido en mis manos ayudándome a sobrellevar la realidad, el escribir es mi acto de rebeldía. Quiero dejar testimonio de mi voz, de mi existencia a través de las letras que inundan mis días.

Soy madre de una pequeña, lo cual me ha hecho notar la responsabilidad tan grande que tengo sobre mis hombros, y no me refiero a las obligaciones implícitas de maternar, sino a la responsabilidad que tengo como mujer de guiar a otra mujer en este mundo, de mostrarle la fortaleza que habita su ser y los dones y privilegios que duermen dentro de ella, ¿Qué como lo hago? Aprendiendo a la vez que le voy enseñando a mi hija. Abriendo nuestro camino al andar.


Aquí es donde les respondo la primera pregunta. Mi motivación es dejar un mundo mejor para mi hija y todas las mujeres que vienen detrás de mí. Porque vivimos bajo un sistema de normas y creencias donde tenemos que luchar por el lugar que nos corresponde, por las decisiones que rigen nuestra vida, donde nuestros actos son juzgados de manera indiscriminada y los roles impuestos sólo provocan que participemos en una carrera llena de obstáculos que nunca termina.

No es fácil, ¿verdad?


Por eso necesitamos el ejemplo de las mujeres que iniciaron el camino para nosotras, aquellas que nos han entregado el derecho al voto con su vida, o las que se atrevieron a mostrarse por primera vez en la calle con un par de pantalones cuando la sociedad dictaba que los vestidos eran la vestimenta correcta de una mujer para presentarse en sociedad.

Necesitamos recordar el camino recorrido por aquellas que decidieron renunciar a una vida de hogar para entrar en el ámbito laboral y reclamar como suyo un espacio que nos había sido negado desde tiempo atrás, necesitamos conocer aquellas mujeres cuya inteligencia fue borrada de los hallazgos de la humanidad y su presencia fue supeditada a la fotografía grupal. Necesitamos conocer nuestra historia para poder reclamar el futuro como nuestro.

Necesitamos recordar quienes nos trajeron hasta donde hoy estamos para poder llevar a conquistar nuevos horizontes a nuestra estirpe.

Necesitamos recordar quienes hemos sido a lo largo de la historia de la humanidad.


Por ello en este espacio iré hablando de aquellas mujeres que ya sea en silencio o con una multitud de por medio iniciaron el cambio en la sociedad.

Mujeres llenas de valentía como Amelia Earhart que atravesó el mundo por la línea ecuatorial por primera vez en su avión Canario, o como Bertha Benz, si su apellido les suena familiar es porque fue pionera en la automoción realizando el primer viaje de distancia larga en un vehículo automotor o porque invento la pastilla de freno que hoy en nuestros días nos evita muchas tragedias, también mujeres como Hedy Lamar que pasó a la historia por su belleza y las películas que realizó cuando en realidad ella fue la precursora de la tecnología WIFI, la que hoy en día nos permite tener esta conversación.

También exploraremos la vida de mujeres que no necesitan mucha carta de presentación como Marie Curie, Frida Kahlo o Rosa Parks.

Hay tantas mujeres que pueden inspirarnos a lograr nuestros sueños con su ejemplo y su fortaleza. Sólo tenemos que mirarlas desde el corazón y dejar que su voz nos guie por el camino que hemos decidido.


Se han de preguntar ustedes ¿Y por qué Hermanas de la luna? Porque como ella la oscuridad nos permite brillar más, tenemos una naturaleza cíclica que nos permite renacer de las cenizas cada vez que lo necesitamos, porque en la historia hemos sido adoradas, pero también nos han colocado el rol de antagonistas cuando la naturaleza sólo seguía su curso.

Hemos compartido con la luna nuestros ideales y también inspirado temor en las mentes que no se permitían abrirse a nuevas ideas. Hemos sido Hermanas con ella y en ella.

Y así mis queridas Lunáticas les doy la bienvenida a este espacio, esperando contar con su compañía en este camino de autodescubrimiento y reconocimiento de nuestro legado como mujeres bajo la mirada de nuestra hermana la Luna.



Un abrazo

Erika C.


 

Erika Castillo (Chihuahua, México 1982) Estudió Ingeniería Industial en el Instituto

Tecnológico Superior de Nuevo Casas Grandes. Escritora bilingüe. Ha laborado en empresas binacionales a cargo de áreas de Aseguramiento de calidad, Evaluación de proyectos y Finanzas, también incursionó en el área de Marketing y Diseño de productos.


Madre de familia y lectora ferviente desde su infancia. Dibujante aprendiz y

amante de la música. Ganó el concurso de cuento a nivel estatal organizado por la DGETI en 1997.

Ha publicado en varios medios digitales y en papel. También

participa en mesas de diálogo organizadas por Anaquel Literario, comunidad literaria e intercultural. Actualmente colabora con la publicación quincenal Las Aventuras de una mamá lectora. Su relato ¡AHORA ME TOCA A MI! Se encuentra en la Antología Recolectores de Silencios de la Universidad Autónoma del Estado de México 2021. Obtuvo mención especial en el segundo concurso internacional de relatos fantásticos del Diario Tinta Nova con el cuento El Primer Colibrí.

Es co-coordinadora del círculo de creación comunitaria "Creadoras, escritoras y artistas tercermundistas narrando el siglo XXI" y creadora de la columna "Hermanas de la luna: el legado" en Lunáticas MX.

18 visualizaciones0 comentarios