"La rara"

por Mayra Ortiz


Desde siempre me conocen como “la rara”,

“la extraña”,

“la diferente”,

Nunca sentí que encajaba con los otros,

de niña hacía arte urbano con las paredes de la casa,

era la aislada del grupo de jardín de niños,

hasta pedí ser el diablo en la pastorela,

cuando todos se peleaban por ser los angelitos o los pastores,

tanta era la impresión por la petición,

que cuando le dijeron a mi mamá,

la maestra estaba tan apenada

que parecía que iba a dar un pésame.

Pero eso sí, de mi actuación nadie se olvida,

el diablito estaba hecho para mí.


Toda mi vida he jugado a ser Da Vinci.

Entre poesías, bailes, cantos, escritura,

la escuela, el teatro, y entre muchas cosas más me hallaba.

Un rato por las ciencias, la química, el cálculo y la física,

aunque sentí que ese no era mi camino,

sino el famoso “descifrar la mente humana y ayudar a los demás”.

Perdóname Diosito, no sabía lo que decía,

bueno, nunca lo he sabido.


Y para completar,

cuando todos caminan hacia una dirección,

yo voy para otro lado,

no le sé hablar a las personas,

me da pena que me halaguen,

no soy muy buena con las amistades,

ni tomando la iniciativa en algo,

y menos siendo vulnerable,

cuando no quiero llorar por algo

acabo siendo un juguete chillón derramando lágrimas por donde sea.

A veces no me soporto,

creo que soy difícil,

pero he intentado ser menos dura conmigo misma,

comprenderme y quererme,

aceptarme como soy y defenderlo.

Al menos eso me han enseñado las series animadas que me encantan ver.


Sí, siempre he sido el bicho raro en todo,

se me ha hecho a un lado,

se me ha dejado atrás,

nunca se me ha descifrado,

ni yo misma lo he terminado de hacer,

pero trato de no desanimarme con eso,

porque cuando veo que puedo hacer arte con mis letras,

ver lo impresionados que están con mi voz,

lo padre que bailaba,

la confianza que me tienen cuando me cuentan algo,

o las mismas sopresas que me saco cuando tengo una idea brillante mientras lavo los trastes,

en ese momento, me doy cuenta que dentro de todo ese rarismo,

hay alguien valioso dentro de mí,

que estaría contenta de que alce mi voz

y juegue con todas mis posibilidades,

al final de cuentas, todo se trata de fluir,

y yo, aprendo de ello día con día.

 

Mayra Ortiz

(enero de 1999)

Nacida en Zamora, Michoacán. Es egresada de la Licenciatura en Psicología y escritora.

Escribe poesía, cuentos y microcuentos, es una de las autoras participantes de Rémora Fanzine (2021) editado y producido por Luz Vesania, Parvada de Palabras (2022) editado por el CRAM (Centro Regional de las Artes de Michoacán) y creadora de su propio blog Notas Mentales.

4 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo