Ivonne Leyva


Úrsula Ivonne Leyva Gaytán


Estudiante de la licenciatura en Letras Hispánicas, llevo cinco años como docente de español y disfruto mucho compartir a las infancias mi placer hacia la literatura infantil y juvenil, mi otra pasión es enseñar español a adolescentes, creo que es una etapa difícil; así que con el tiempo he descubierto que la mejor forma de educar y criar es mediante el amor, la libertad y el respeto.

Soy nieta de una abuela que hablaba lengua indígena y que nunca tuvo pena de nada, de otra que iba a cortar café para venderlo en la plaza del pueblo. Soy hija de una mujer autónoma que de niña se trepaba a los árboles de mango y cuidaba el ganado y que es muy trabajadora e inteligente. Soy hermana de dos mujeres bellísimas e independientes que cuestionan todo y que han florecido después de muchas cosas. Soy tía de una pequeña que baila, protesta y ríe mucho. Las mujeres que son parte de mis raíces las amo y admiro profundamente. También soy amiga de mujeres fuertes, valientes, sabias e inteligentes.

Me gusta mucho la compañía de amistades y familia; pero también amo caminar la vida a solas y en silencio, en los últimos veranos he descubierto mucho de mí gracias a terapias y mucho amor de mí misma y de las personas que amo. Descubrí que bailar, cantar, caminar, conversar, reír, llorar, amar, comer, dormir y gozar son parte de mi esencia. Aprendí que protestar, hacer ruido, cuestionar y romper el silencio son cosas elementales en mi vida. Eso me ha hecho pensar la vida desde la deconstrucción de muchos paradigmas que tuve. Estoy orgullosa de mi cuerpo, mi piel, mis raíces y de mi historia. Y sé que aún hay mucho por aprender.

Soy sobreviviente de múltiples abusos y en mi andar de sanación descubrí que el feminismo era elemental en mi vida, también creo que cada mujer se vuelve feminista con su propia historia y que en el camino conocemos mujeres que nos ayudan a encontrar respuestas y que también nos muestran que la vida rodeada de amor y empatía es mejor. Así conocí Lunáticas, entonces mi curiosidad me llevó a estar ahora en “La tinta de la luna” que justamente en las horas de luna es cuando como brujas de los cerros de cualquier pueblo, salimos a conversar, conocernos y sanar entre nosotras.

46 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo