top of page

"De niña a mujer" por Alina Reyes

La niñez me llegó inocente, incluso cuando había un abrazo o contacto no pedido

La infancia me atravesó solitaria, cargando un matrimonio fallido y un padre distante

Mis siete años no alcanzaban a cubrir las lágrimas de mi madre, ni la factura pendiente

Mis manos que apenas rosaban la alacena suplicaban la compañía de un amor perdido


La niñez mayor me encontró ignorante, cuando una mano ajena no respetó mi cuerpo

La pubertad llegó sordomuda ante las injusticias y las fobias a las diferencias humanas

Mis trece años se sintieron pesados en un mar de hostilidad, miradas y palabras cargadas

Mis piernas estriadas que apenas daban su último estirón, corrían y temblaban de miedo


La adolescencia me rodeó asfixiante, cuando unos labios entrometidos me besaron

La mocedad tocó a mi puerta novedosa, con un primer amor vacilante y oportunista

Mis dieciséis años me sorprendieron débil y callada, aferrada a una persona egoísta

Mi corazón que apenas aprendía nuevas emociones, se sentía frágil cuando lo tocaron


La juventud aterrizó incómoda, cuando silbaban a mi paso en las aulas, jaulas no civilizadas

La mayoría de edad me llevó sigilosamente a nuevos abismos, nuevos brazos inestables

Mis dieciocho años no fueron sutiles, me arrastraban a viejos fracasos y viejos amores

Mi mente que apenas entendía de cariño, se sentía nublada y volátil con solo unas palabras


La adultez me amordazó con dulzura, cuando un hombre me mostró romántico afecto

El descubrimiento sexual fue ingenuo, violento, posesivo, obsesivo, y controlador

Mis diecinueve años no eran experiencia, eran muy inútiles ante un lobo manipulador

Mi cuerpo que apenas se conocía a sí mismo, me desconoció transformada en el reflejo


Quedé inmersa en la simulación de ser adulto, cuando un amigo ensombreció mi noche

Estancada en una parodia de amor, un cuerpo ajeno que violaba mis preciadas fronteras

Mis veinte años solo percibían sabor a alcohol, olían el rechazo, la agonía sin barreras

Mi seguridad que apenas sanaba los viejos moretones, quebró con el sonido de ese broche


El tiempo me alertó de mi futuro desvanecido, cuando una sospecha crecía en mis entrañas

Cegada por las incesables lágrimas, pegada a mi cama, paralizada por el apabullante miedo

Mi experiencia no era confiable, me dejaba decidir entre ser responsable o irme al infierno

Mis sueños que apenas crecían y se encaminaban, se pausaron en medio de miradas extrañas


El espejo se volvió melancólico, cuando miraba la media luna que acaparaba la imagen en él

Sintiendo culpa en la soledad, acompañada por una madre amorosa y un jurado en la sociedad

Mis veintiún años comenzaron nauseabundos, temblorosos y emocionados por la realidad

Mi vientre que apenas era maduro, lo habitaba un pequeño corazón al que yo decidí tener


La maternidad me recibió abrumadora, cuando solo mis brazos cargaban el dinero y el amor

Maquillada con sombras bajo los ojos, ensangrentada y adolorida mientras daba vida

Mis noches eran largas, se sentían calladas, mientras tarareaba una canción divertida

Mis brazos que apenas me abarcaban, arrullaban un deseo a las estrellas para su corazón


Su niñez me alcanzó refrescante, cuando me sonrió y demostró cuan genuino se puede amar

Agotada por las maniobras diarias, tratando de ser mamá y una mujer de forma ocasional

Mis veinticinco años fueron crueles, soportando la complejidad de la superación profesional

Mi madurez que al fin iba llegando, me hacía leer entre líneas, entender toda la oscuridad


El feminismo me abrazó con sororidad, cuando me repitió que no fue lo que vestía o decía

Deslumbrada por el autodescubrimiento, aprendiendo a perdonarme, amarme y respetarme

Mis treinta años me encontraron curada, siendo amada en la claridad, sin nunca callarme

Mi alma que estaba lista para florecer después de caos, me enseñó sobre mí y sobre empatía


La lucha me llevó constante, cuando escuché los cuentos de terror que describían las otras

Enfurecida por la apatía, enfrentando las profundidades de las costumbres asesinas

Mis días ahora de mi abuela, de mi madre, de mis tías y sobrinas, de mis hijas y mis nietas

Mi puño estaba arriba para gritar, por lo que callé, por lo que nos callaron, por nosotras



 

Mi nombre es Alina Reyes. Tengo 31 años. Soy comunicóloga, madre, esposa, escritora y repostera. Trabajadora y emprendedora de un pequeño negocio de agendas y libretas.

Desde los 6 años, que aprendí a hacer acrósticos, me apasionaron los libros y la poesía, por lo que con el paso del tiempo mi forma de expresión favorita ha sido la escritura. Fui periodista y he tenido un par de blogs donde dejaba un poco de mi alma en cada escrito; también soy amante de la música, lo que me permitió tener un podcast.

En cada proyecto, siempre tengo la intención de sentir acompañadas a otras personas, ya sea con música o con letras, si se sienten igual que yo en algún momento de su vida.


57 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page